Diseño, desarrollo y programación web

  • Tu estás aquí:
  • Inicio
  • Blog
  • El marketing aplicado a las fiestas

El marketing aplicado a las fiestas

Marketing aplicado a las fiestas
El marketing aplicado a las fiestas

Una bella mañana en víspera de la Navidad del 2013 tuve un despertar muy feo. Experimenté una gran comprensión de lo que pasaba con la navidad.

Entendí por qué todas las películas yanquis que vi en su momento (relativas a la navidad) jamás me gustaron, no me gustan, ni me van a gustar. Sobre gustos no hay nada escrito, pero porqué este énfasis? Simplemente porque están llenas de “mentiras” enmascaradas dentro de buenos y lindos mensajes. Es la misma sensación que experimentaba cuando estudiaba historia Argentina. Las mentiras molestan y dificultan el estudio.

Parece una especie Matrix; hay algo ahí afuera, cerca; que te molesta, está mal y no sabes cómo explicarlo. Pero lo sientes. Teniendo en cuenta esto, no nos tendría porqué sorprender ese rechazo al estudio de la historia por los estudiantes del colegio secundario.

Vamos a los comienzos

La Navidad viene a ser el cumpleaños de Jesús, el hijo de Dios. Y punto! Cualquier otra cosa que se diga es secundario, discutible y hasta muchas veces incorrecto… ¿Nos entendemos? ¡Bien!

Si vieron esas películas se puede ver una grotesca y delirante ausencia del Niñito Dios (Jesús recién nacido). ¡Es su cumpleaños! El cumpleañero no está. Ni siquiera es mencionado en algún diálogo accidental. ¡Nada! Qué raro, no? El cumpleañero ausente en su propia fiesta? Naaaaaa!!!! ¿Y que en todas las películas se lo olviden?

Ups! Me equivoqué a propósito?

Para resumir, he aquí que cito un artículo de la Wikipedia: Historia de papá Noel.

Se estima que Nicolás de Bari (papá Noel, Santa Claus, etc…) nació cerca del año 280 en Myra, una Ciudad del Distrito de Licia, en la actual Turquía.

Era hijo de una familia acomodada y creció bajo los tirantes deseos de sus padres. Su padre deseaba que siguiera sus pasos comerciales en el Mar Adriático, mientras su madre pretendía que fuera sacerdote como su tío, el obispo de Mira (antigua ciudad licia de la Anatolia Egea, actualmente Turquía).

La peste solucionó su dilema, al llevarse a sus padres, mientras trataban de ayudar a los enfermos de su ciudad. El muchacho, conmovido con la desgraciada situación de su gente ante semejante enfermedad, repartió sus bienes entre los necesitados y partió hacia Mira para vivir con su tío y ordenarse como sacerdote, cosa que logró a los 19 años. Más tarde, al morir su tío fue elegido para reemplazarlo.

De él, se cuentan cientos de historias, especialmente narrando sus milagros y sus bondades para con la gente pobre. Tal fue la admiración que sintieron por él que se convirtió en santo patrón de Grecia, Turquía, Rusia y la Lorena (Francia).

La cultura norteamericana se apropió del folclore holandés que luego fue tergiversado.

Me olvidé de la fiesta?

Yo no lo creo. Se esfuerzan increíblemente, hasta con marketing incluido; en el reemplazo por un papá Noel (que algunos locos creen que fue inventado por la Coca Cola). Parece un tipo de esas historias spin off, tipo The Pussy in boats (El Gato con Botas) con respecto a Shreck.

No me di cuenta

Y lo saben. Inventaron hasta nombres de los renos, la fábrica en el polo Norte y toda esa farsa que sabemos. Guau! Las empresas productoras de películas debieron invertir muchos millones para esto. Que los asuntos empresariales no se mantengan en sus lugares, a cada cual con lo suyo; pero que la consciencia colectiva haya aceptado una ridiculez y reemplazado lo esencial por un invento; eso es inaceptable e inconcebible.

Moraleja:

Desde WebModerna exortamos a todo el mundo que se vuelva a enfocar en lo esencial y lo original y no en productos ficticios de marketing. Por Dios! Que tergiversado está todo esto.

Dejar un Comentario